Avisar de contenido inadecuado

Estar preparados para el día del juicio

{
}

Espada

La vida del cristiano está marcada por una permanente paradoja, querer permanecer siendo y constatarse contingente. Frente a esta inseguridad, surge la pregunta de la muerte, misterio que es inevitable en al vida del ser humano, misterio que no puede pasar desapercibido en la vida del cristiano.

Que tiene de misteriosa la muerte, pues el hecho de no saber cuando nos llegará. Podemos escuchar sus pasos, oír que se acerca, incluso exponernos a ella, pero nunca sabremos cuando llegara.

Un día “llegará como un ladrón sin avisar”, es la sentencia del Señor en el evangelio, sentencia no hace sino sumirnos en la inseguridad del cómo, cuándo, y dónde, nos cogerá.
Pero esa no debe ser la máxima preocupación del cristiano, sino, el estar preparado para cuando nos llegue la hora de “pasar de este mundo al Padre”. Y la mejor manera de estar preparados es tener siempre las alcuzas llenas como las vírgenes prudentes del evangelio. Esas alcuzas son las buenas obras, nuestras luchas por ser santos, nuestras entregas, exigencias; en fin, todo aquello que nos ayude a ser santos.

{
}
{
}

Deja tu comentario Estar preparados para el día del juicio

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre